Cuernavaca

CDMX
CONTACTO

COPAS MENSTRUALES



Las copas menstruales son seguras, rentables y ahorran desechos

Producen fugas similares o más bajas que las almohadillas o tampones desechables

4

1

httpswwwintramednetUserFilesvinetas94599jpg

Autor: Anna Maria van Eijk, PhD, Garazi Zulaika, MPH, Madeline Lenchner, MSc, Linda Mason, PhD, et al. Fuente: The Lancet Public Health DOI:https://doi.org/10.1016/S2468-2667(19)30111-2 Menstrual cup use, leakage, acceptability, safety, and availability: a systematic review and meta-analysis

Antecedentes

Las niñas y las mujeres necesitan productos menstruales eficaces, seguros y asequibles. Las agencias seleccionan regularmente los productos de un solo uso para entornos de escasos recursos;

La copa menstrual es una alternativa menos conocida. Revisamos estudios internacionales sobre la pérdida, aceptabilidad y seguridad de la copa menstrual y exploramos la disponibilidad de la copa menstrual para informar a los programas.

Resumen

Los investigadores realizaron la primera revisión científica sobre las copas menstruales y descubrieron que son seguras y potencialmente tan efectivas como otros productos, además de ser beneficiosas en términos de ahorro de costos y desperdicios.

El metanálisis, cuyos resultados se publicaron en la revista Lancet Public Health fue dirigido por la profesora Penelope Phillips-Howard e incluyó los datos de 43 estudios y 3.300 mujeres y niñas.

Los resultados sugieren que las copas menstruales son seguras y producen fugas similares o más bajas que las almohadillas o tampones desechables.

El profesor Phillips-Howard explicó:

"A pesar del hecho de que 1.900 millones de mujeres en todo el mundo tienen edad menstrual, gastando un promedio de 65 días al año en el tratamiento del flujo sanguíneo menstrual, existen pocos estudios de buena calidad que comparen los productos sanitarios. Nuestro objetivo fue abordar esto resumiendo el conocimiento actual sobre fugas, seguridad y aceptabilidad de las copas menstruales, comparándolas con otros productos cuando sea posible ".

La menstruación y la pobreza pueden afectar la escolarización de las niñas y la experiencia laboral de las mujeres. Pueden aumentar la disposición a las infecciones urogenitales si usan productos de baja calidad e incluso pueden hacer que las mujeres y las niñas sean un objetivo de violencia sexual o coerción cuando no tienen los fondos para comprar productos.

La revisión se compuso de datos de estudios médicos y literatura, incluidos informes, resúmenes de conferencias y tesis que fueron de naturaleza más cualitativa.

Los estudios se realizaron en países de ingresos bajos y medianos, así como en países de ingresos altos, y analizaron los costos, la disponibilidad, la aceptación y el ahorro de desechos, al mismo tiempo que examinaron los materiales educativos que estaban disponibles como referencia a las copas menstruales. Sin embargo, los autores señalaron que gran parte de los datos eran de baja calidady pidieron que se realizaran investigaciones de mayor calidad.

La primera autora del artículo es la Dra. Annemieke van Eijk dijo:

"Con un aumento general de las iniciativas dirigidas a combatir la pobreza de la época, tanto en entornos de ingresos bajos como altos, es realmente importante que las copas menstruales se consideren como una opción potencial para las mujeres y las niñas de todo el mundo. Las copas pueden durar hasta 10 años y los datos sugieren que esto significa que los costos asociados con el período podrían reducirse significativamente y ser beneficiosos en términos de ahorro de residuos".

Las copas menstruales recogen el flujo sanguíneo en lugar de absorberlo como otros productos y se insertan directamente en la vagina.

En 13 de los estudios, el 70% de las mujeres deseaban seguir usándolas cuando se familiarizaron con la forma de hacerlo, lo que llevó a los autores a sugerir que la información y el seguimiento del uso correcto podrían necesitar formar parte de los programas de salud menstrual.

httpswwwintramednetUserFiles2019imagesMestrualCuosjpg
Proporción de mujeres que querían continuar con el uso de la copa menstrual después del estudio

 

Discusión

Las mujeres, las niñas y las personas transgénero requieren productos de higiene menstruales mensualmente para llevar una vida saludable y productiva.

En esta revisión sistemática y metanálisis, evaluamos la copa menstrual, combinando información de la literatura médica y gris para informar sobre la elección y fortalecer la base de evidencia para programas que apoyan la salud menstrual, como para niñas en escuelas de bajos y medianos ingresos o entre los refugiados.

La fuga fue similar o menor al usar la copa menstrual que al usar almohadillas y tampones desechables. La adopción de una copa menstrual requirió una fase de familiarización y el apoyo entre pares parecía ser importante para la aceptación en los países de ingresos bajos y medios. Los desafíos en entornos con recursos limitados (por ejemplo, falta de saneamiento, higiene y privacidad) no impidieron que las mujeres usaran la taza. Alrededor del 70% de los participantes en 13 estudios declararon querer continuar en uso.

Se identificaron varios informes de casos incidentales de daño vaginal, síndrome de shock tóxico o quejas del tracto urinario después del uso de la copa menstrual, y también se informó la dificultad de recuperar la copa menstrual. El uso de copas menstruales se ha descrito como un factor para el desplazamiento del DIU.

Las copas menstruales se mencionaban con poca frecuencia en los materiales educativos en línea sobre la pubertad y la menstruación para las adolescentes; La falta de información parece ser global. Las marcas de copas menstruales se identificaron en 99 países con una amplia gama de precios con una mediana de US $ 23.

En los estudios que examinaron la vagina y el cuello uterino durante el seguimiento, no se evidenciaron daños mecánicos por el uso de una copa menstrual.

El riesgo de infección no pareció aumentar con el uso de una copa menstrual, y en comparación con las almohadillas y los tampones, algunos estudios indicaron una disminución del riesgo de infección.

Un estudio en Kenia que detectó una vaginosis bacteriana más baja en usuarios de una copa menstrual que en aquellos que usaron toallas higiénicas postuló que el material inerte de la copa menstrual podría ayudar a mantener un pH y microbioma vaginal saludable.

El dolor informado podría estar relacionado con variaciones en la anatomía pélvica o una posición incorrecta de la copa menstrual que conduce a la presión interna. Estos factores podrían explicar los informes de casos de hidronefrosis o incontinencia urinaria.

Las alergias a los materiales utilizados en las copas menstruales no son comunes, pero las mujeres deben ser conscientes de la posibilidad y tener esto en cuenta al comenzar a usarlas. Sin embargo, para las mujeres que comienzan a usar una copa menstrual, la discriminación entre la incomodidad como parte de la curva de aprendizaje normal y la patología puede ser difícil.

El riesgo informado de síndrome de shock tóxico con el uso de una copa menstrual parece bajo, con cinco casos identificados a través de nuestra búsqueda en la literatura.

Aunque no se dispone de datos agregados sobre la cantidad de copas menstruales vendidas o usadas, anticipamos que la cantidad de niñas y mujeres que usan las 199 marcas diferentes en todo el mundo probablemente sea de miles. En los Estados Unidos, la incidencia de todos los tipos de síndrome de shock tóxico fue de alrededor de 0 · 8–3 · 4 por 100 000 habitantes, mientras que el síndrome de shock tóxico menstrual se reportó en 6–12 por 100 000 usuarios de tampones de alta absorbencia en 1980.

De manera similar, entre las mujeres que usan anticonceptivos de barrera femeninos, que también usan productos de silicona o látex de grado médico, el síndrome de shock tóxico es bajo (aproximadamente 2,25 casos por 100 000 usuarios por año).

Conclusiones

Esta revisión sistemática sugiere que las copas menstruales pueden ser una opción aceptable y segura para la higiene menstrual en los países de ingresos altos, bajos y medios, pero no son bien conocidas.

Nuestros hallazgos pueden informar a los creadores de políticas y a los programas que las copas menstruales son una alternativa a los productos sanitarios desechables, incluso cuando las instalaciones de agua y saneamiento son deficientes. Sin embargo, podría ser necesario el suministro de información, capacitación y seguimiento sobre el uso correcto.

Se necesitan estudios adicionales sobre la eficacia en función de los costos y el impacto ambiental que comparan los diferentes productos menstruales, y para examinar a los facilitadores para el uso de copas menstruales, con sistemas de monitoreo establecidos para documentar cualquier resultado adverso.