Cuernavaca

CDMX
CONTACTO

ABORDAJE MEDICO EN LA DEPRESION DURANTE EL EMBARAZO



Abordaje de la depresión en el embarazo

Dr. José J. Mendoza Velásquez

 24 de octubre de 2018

Al menos 10% de las mujeres posparto presenta tristeza, ansiedad, falta de concentración e insomnio que amerita el diagnóstico de trastorno depresivo. La quinta edición del Manual de trastornos mentales lo identifica con el especificador de con inicio en torno al parto. En esta ocasión realizamos un análisis del programa de ejercicio en mujeres embarazadas publicado por investigadores españoles sobre su efecto en la depresión, acompañado por 2 editoriales de especialistas en psiquiatría y ginecología. Le invitamos a leer los 3 contenidos y compartir sus comentarios.

Antecedentes

La incidencia de depresión es alta durante el periodo perinatal. Este trastorno del estado de ánimo puede tener un impacto significativo en la madre, el niño y la familia.[1,2,3,4]

Existen numerosas investigaciones que se han realizado con el fin de determinar cuales son los factores relacionados al estrés y a las condiciones mentales de la madre en el desarrollo de producto y en general del embarazo, siendo todos aun no concluyentes. Sin embargo, centrándose todos en un punto, el estrés en una causa de complicaciones en el embarazo y dejando una conclusión, la depresión en el embarazo conduce a un mayor riesgo tanto en el binomio como en la salud de la madre tras el parto.

Un informe de la Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ) de los Estados Unidos afirma que la depresión es tan común en las mujeres durante el embarazo, como lo es después del parto. Los proveedores de salud y los pacientes pueden tener dificultades para reconocer la depresión durante el embarazo, debido a que sus síntomas, tales como cansancio, problemas para dormir, cambios emocionales y aumento de peso, pueden confundirse con el propio embarazo. De acuerdo con este informe, aproximadamente una de cada 20 mujeres estadounidenses embarazadas o que han dado a luz en los últimos 12 meses han presentado episodios de depresión mayor.

Una vez establecida la depresión, el ejercicio puede ser un auxiliar en el tratamiento psiquiátrico, sin ser una sustitución del mismo.

La depresión posparto es una condición grave ya que compromete la vida de 2 personas y suele ser causa de múltiples comorbilidades psiquiátricas.

En relación al ejercicio, las investigaciones sugieren que puede tener una influencia moderadora sobre el riesgo de depresión en el embarazo, así como en el período posparto. Evaluar las causas de la depresión perinatal suele ser interesante, en 2008 se publicó un estudio sobre como afecta la imagen corporal en el embarazo, motivo por el cual el ejercicio ejerce influencia positiva. Además, la inactividad tiene influencia negativa en el embarazo, estudio liderado por la Dra. Poudevigne en la University of Georgia.[5]

Es importante recordar que en caso de la implementación de un programa de ejercicio su aplicación debería estar a cargo de los servicios de primer contacto. Este sector recientemente tiene un interés creciente en la función protectora de la actividad física, sin embargo, no hay publicaciones recientes sobre el tema.

Algo que se debe destacar es que la falta de ejercicio durante el embarazo se ha asociado con una mayor tasa de síntomas de depresión, lo cual lo califica como factor de riesgo, pero no como tratamiento. Una vez establecida la depresión, el ejercicio puede ser un auxiliar en el tratamiento psiquiátrico, sin ser una sustitución del mismo. El American College of Obstetricians and Gynecologists recomienda 30 minutos de ejercicio moderado en todos o la mayoría de los días de la semana, para mujeres embarazadas que no sufren ninguna complicación médica ni obstétrica.

Punto de vista

El uso de la mayor cantidad de estrategias no farmacológicas para prevenir la depresión del embarazo es lo más importante. Es imperativo desarrollar programas de seguimiento a largo plazo para valorar los efectos, no solo en el corto plazo –limitado al nacimiento–, sino al efecto que la prevención del estrés y la enfermedad mental en general puedan mejorar las condiciones de desarrollo del niño. Al sospechar depresión perinatal, es necesario de inicio que sea valorada siempre por un psiquiatra y mantener comunicación con el ginecólogo. Todos los factores protectores y la disminución de factores de riesgo cuentan